15 de marzo de 2011

Octavilla



En las oficinas, a punto de demolición, de las porquerizas de la carretera de Ledesma (Salamanca).

3 comentarios:

Pepe del Montgó dijo...

De vez en cuando hago un comentario para que no me consideres un "pesao". Pero esta vez voy a comentar la foto primera. Trabajándola un poco puedes conseguir algo de profundidad de campo. A pesar de todo, se nota que es el ojo de un artista el que ha mirado a través de la cámara.

Pablo S. dijo...

de pesao nada, Pepe, gracias por el apunte. Es cierto que hubiera quedado mucho mejor con profundidad de campo. Un abrazo

The Cob dijo...

Muy chula la foto ;) qué buen olor en las porquerizas! qué recuerdos!