24 de enero de 2009

Injerto

3 comentarios:

cinta arribas dijo...

guau pablo, la paredes te adoran.Que envidia,yo últimamente estoy demasiado informatizada!! a ver si nos vemos y hago de artista señora por un dia!

EVA dijo...

Mi abuelo injertaba melocotoneros con manzanos:::: nacían unas frutas deliciosas (melocotones de sangre de toro..se me hace la boca agua al recordarlo). Sin pelusilla por fuera..

Me pregunto qué saldrá de ese árbol, un Pablo con corazón de toro?
Ais que rico!

Pepe del Montgó dijo...

Jo la Eva que rollo tiene. El embarazo le hace subirse a las "ramas". No es "pa" tanto.