25 de diciembre de 2008

Cerco o la franja





[...] Pero aquí, en el lager, no hay criminales ni locos: no hay criminales porque no hay una ley moral que infringir; no hay locos porque estamos todos programados y toda acción nuestra es, en cuanto a tiempo y lugar, sensiblemente la única posible.

Primo Levy (Si esto es un hombre)